Madrid: Festival de Peppa Pig y musical de Pocoyó

Festival de Peppa Pig

Intenso fin de semana en familia, viviendo las aventuras de Peppa Pig y Pocoyó, dos de los personajes de dibujos animados que más gustan a nuestro hijo.

Puente de la Inmaculada con niño de 2 años

(4 al 8 de Diciembre)

IMG_0194
Festival de Peppa Pig

IMG_0195

PLANEANDO LA ESCAPADA

En este puente queríamos romper con la rutina diaria y alejarnos unos días de casa. Aprovechando que unos familiares viven en las afueras de Madrid y que durante esas fechas había un Festival de Peppa Pig, dibujos a los que les tenía gran estima nuestro hijo, decidimos desplazarnos unos días hasta allí.

Teníamos muchas ganas de que el pequeño conociera la nieve, así que llevábamos unos meses visualizando este puente para que pudiera hacerlo. Sin embargo, el de 2015 fue uno de los inviernos más cálidos que se recuerdan y la nieve no hizo acto de presencia prácticamente en ningún lugar de España. Esto rompió un poco nuestros planes iniciales en la Sierra de Guadarrama, por lo que tuvimos que centrarnos en otros puntos de interés, tomando como partida la baja edad de nuestro hijo y el hecho de que esas mini-vacaciones tenían un tinte familiar y debíamos adaptar esa pequeña estancia al gusto de la mayoría.

Viernes 4 de marzo. Salida.

Tras un viaje de cinco horas, la mitad del cual se pasó nuestro hijo durmiendo, llegamos a nuestro destino, que nos recibió con temperaturas bastante altas para ser la época del año y el lugar en el que nos encontrábamos.

Era bastante tarde, por lo que aprovechamos el tiempo para dar un paseo y estirar las piernas al tiempo que nuestros familiares nos enseñaban la zona por la que vivían. Tras el paseo, cena en casa y a reponer fuerzas para el día siguiente.

Sábado 5 de marzo. Paseo por Sol y mercadillos navideños

El sábado por la mañana madrugamos para visitar Madrid ya que habíamos quedado con otros familiares que venían para unirse a nosotros en nuestras mini-vacaciones. Nuestro punto de encuentro fue la plaza de Sol, un lugar que estaba repleto de “personajes” de dibujos animados. Los Minions, Mickey Mouse, Peppa Pig, todos tenían cabida en la plaza. A pesar de lo irrelevante que puede resultar para un adulto, hay que decir que a los niños pequeños la presencia de estos personajes les impacta bastante. Tras unas fotos junto a ellos, previo pago del euro correspondiente, continuamos caminando buscando un lugar para comer. No teníamos reserva y eso unido al hecho de que íbamos acompañados de un perro, redujo bastante nuestras posibilidades. Al final, encontramos un local donde comer, cuyo nombre no me esforzaré en recordar.

Screenshot_2016-04-06-21-26-01
Los Minions en la plaza del Sol

Después de hacerlo, nos dirigimos en busca del mercado navideño de Sol. Al llegar allí, todavía con la luz del día, nos dirigimos a un carrusel de caballitos que había al final de la plaza, para que nuestro hijo disfrutara de un rato divertido, mientras hacíamos tiempo para que se encendiera la iluminación de la plaza. Durante nuestra estancia se arremolinaban a nuestro alrededor múltiples vendedores ambulantes ofreciendo cientos de enseres de diferente tipo. Hay que decir que sentimos bastante decepción con el mercadillo navideño, ya que veníamos con la idea de encontrar algo similar a lo que hay por Europa. Todos los puestos de venta de Sol eran de imitaciones de camisetas de fútbol, gorros de Papá Noel, comida rápida, etc. y carecían del encanto de las fotografías que teníamos en la cabeza sobre este tipo de lugares.

Las luces se encendieron e iniciamos el camino de vuelta a casa. Había tal aglomeración que era sumamente difícil caminar por la calle por lo que nos costó muchísimo llegar hasta el metro. Una vez allí respiramos. Había sido un día divertido pero un poco agobiante al final.

Domingo 6 de marzo

Hacer madrugar a seis adultos que viven en una misma casa e intentar llevar a cabo algún plan por la mañana es algo bastante difícil, o al menos así nos resultó a nosotros. Por este motivo, cuando todos estábamos preparados para salir, ya era casi hora de dar de comer a nuestro hijo. Durante el momento en el que todos se duchaban y arreglaban para salir, aprovechamos para ir a pasear al perro por una zona verde que había alrededor de la casa. Al final del paseo, ya era casi hora de que comiera nuestro hijo, por lo que tras un rato en un parque infantil que había en la zona, volvimos a casa. Comida, siesta y a preparar una tarde divertida.

IMG_0143
Festival “Un día con Peppa Pig”
IMG_0120
Tobogán con forma de dinosaurio

Para pasar esta, habíamos comprado unas entradas para el Festival “Un día con Peppa Pig”, que tenía lugar en IFEMA, el recinto Ferial de Madrid. Nuestro hijo era un gran fan de la serie por lo que queríamos darle una buena sorpresa. El Festival comenzaba a las 16:30 y terminaba a las 20:30. Era una especie de mini parque temático de Peppa Pig, que contaba con áreas temáticas personalizadas e interactivas, donde los adultos podíamos participar con los niños. Además, había zonas de photocall y un escenario donde se desarrollaban coreografías y actuaciones musicales. Había 12 espacios temáticos por los que los niños iban rotando, 15 personajes de Peppa Pig y zonas ambientadas en los escenarios habituales de la serie como la cocina, donde nuestro hijo elaboró unas galletas de chocolate, el coche, la escuela, el tobogán del dinoparque, etc. Cada espacio estaba cubierto con monitores, que dirigían la actividad.

IMG_0103 IMG_0114

Llegar allí fue un poco complicado por las pocas indicaciones que había del evento, pero he de decir que valió la pena, pues nuestro hijo pasó un rato divertido, rodeado de sus personajes de serie favoritos.

IMG_0186

IMG_0148

Lunes 7 de marzo

La mañana del domingo fue un calco de la del día anterior, por lo que no hay nada reseñable que destacar, hasta la hora de la comida, la cual hicimos en el restaurante el 42. Nuestros anfitriones se esforzaron por llevarnos a un sitio que les encantaba y al que habían llevado a todo aquel que los había visitado hasta la fecha. Como suele ocurrir en estos casos, la cosa no salió demasiado bien y la calidad de algunos productos fue mejorable. Aun así, estamos seguros de que no tuvimos suerte ese día y si viviéramos por la zona concederíamos al lugar una segunda oportunidad.

Por la tarde, cedimos protagonismo a los mayores y fuimos a conocer el Centro Comercial de las Rozas. Mientras ellos iban de tienda en tienda, nosotros aprovechamos para pasar un rato en una pequeña zona exterior de atracciones, ubicada en el Outlet de las Rozas, que contaba con noria pequeña, coches eléctricos, hinchables, etc. Tras pasar un rato allí, iniciamos camino de vuelta a casa, con mucho cansancio en nuestro cuerpo y con ganas de tener la cena preparada a nuestra llegada.

Martes 8 de marzo

Se nos acababan los días libres, así que el martes debíamos regresar ya a nuestro punto de origen. Antes de hacerlo, habíamos programado pasar por Madrid, para ver el musical de Pocoyó, que tenía lugar en el teatro de la Luz Philips en la Gran Vía de Madrid. La hora de comienzo eran las 12:00 del mediodía, así que antes de comer daríamos a nuestro hijo la oportunidad de pasar un rato divertido con Pocoyó, Pato, Loula y demás personajes de la serie.

Screenshot_2016-04-06-16-59-18
Musical de Pocoyó

Screenshot_2016-04-06-16-59-22

El musical estuvo bien, aunque un poco caro para lo que fue. Al final, ver la cara de asombro e incredulidad del pequeño, observar cómo se emocionaba ante las canciones de la serie y en definitiva, sentir que lo estaba pasando bien, fueron motivos suficientes para valorar que había valido la pena.

Se acercaba la hora de comer, así que buscamos un lugar cerca de donde habíamos aparcado. Escogimos un restaurante librería llamado El Bistró de La Central, ubicado en la Calle del Postigo de San Martín, cerca de la plaza de Callao. Mientras esperábamos para comer, nuestro hijo visitaba la librería y aprovechaba para “sacarle” un libro a su madrina. Para la comida diaria, el Bistró ofrece la opción del plato del día o bien platos a la carta. La comida, tipo menú, fue bastante bien, correcta en relación calidad-precio, destacando también el buen trato de los camareros que nos sirvieron. Un lugar singular que cumplió nuestras expectativas y al que se puede acudir si uno está por la zona.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.