Archeon, un viaje a través del tiempo

Archeon
Circo romano

Archeon es un parque temático ubicado en la localidad de Alpheen aan den Rijn, en Holanda, en el que se repasan los momentos históricos del hombre, desde su paso a la prehistoria hasta su instalación en la Edad Media.

La entrada del parque nos costó 18,90 a los adultos y 17’40 al niño de 4 años. El acceso para el niño de 2 años era gratuito. De todas formas podéis consultar el precio actualizado en su propia web

A nuestra llegada a Archeon aparcamos nuestro vehículo en el parking habilitado por el propio parque temático. El precio del parking fue de 6 euros . El pago se realiza en el mismo lugar donde se compran las entradas, proporcionándote una ficha en forma de moneda que deberías introducir en la máquina correspondiente para salir.

A la hora de comprar las entradas puedes escoger la opción de comprar también otro ticket por el precio de 6,95 euros para que tus hijos puedan realizar cinco actividades más a las que puede realizar cualquier persona con la entrada normal. Nosotros la compramos para el mayor, al bebé se la regalaron. Nos dijeron que si se duerme por hoteles de la zona, esta parte te la regalan, pero no fue algo que pudiésemos comprobar, pues nosotros no dormimos por allí.

Las cinco actividades que comprende este ticket extra son:

Cocer pan en la zona de la época de la prehistoria.

Realizar una especie de broche (fíbula) en el campamento romano.

Paseo con gladiadores y regalo de un casco romano (de cartón), en el mismo sitio.

Hacer una vela, en la edad media.

Hacer una pulsera, en la edad media también.

Desde mi punto de vista, estas actividades complementarias sí merecieron la pena, pues por un módico precio, los niños disfrutaron de unas actividades interactivas que les hicieron disfrutar más del lugar, ya que a veces la simple observación no es suficiente para ellos.

El parque temático comienza por la época de la prehistoria. Al acceder allí observas unas cabañas y unas canoas en las que puedes dar una vuelta por un pequeño lago. Uno de los “trogloditas” chapurreaba un poco de español. Se encargaba de pintar la cara a los niños con pinturas “prehistóricas”. Otro de los chicos hacía fuego con un arco y un palo. A través del rozamiento conseguía formar unas cenizas que luego mezclaba con una especie de hojas. Debo decir que nos llamó mucho la atención lo bien que estaba todo caracterizado. Pensábamos antes de ir que sería todo como de cartón piedra, pero nada más lejos de la realidad. Estaba todo excepcionalmente montado, dándole un toque de realidad increíble.

archeon
Canoas
Archeon
Pintacaras de la prehistoria
Archeon
Haciendo fuego

Tras un rato con los hombres prehistóricos nos trasladamos a una época más avanzada dentro de la prehistoria, para observar como iban evolucionando las casas donde vivían, su forma de alimentación, vestimenta y como poco a poco iban desarrollando su imaginación para construir materiales más sofisticados para la caza. En uno de estos poblados realizaron la primera de las actividades opcionales, la de cocer pan. Al final salió más quemado que tostado, pero todo eso ayudó a que nos pegáramos unas risas y tuviéramos un momento divertido.

Archeon
Cociendo pan

Durante todo el tiempo íbamos pidiendo al peque mayor (el pequeñito todavía no puede pensar en esto) que nos fuera diciendo los cambios que notaba, intentando despertar su motivación e imaginación. Funcionó muy bien, lo que hizo que el tiempo pasara muy rápido. Poco a poco íbamos avanzando por la Edad del bronce, la Edad del Hierro, etc.

La prehistoria dejó paso al imperio romano. Aquí realizamos el taller de fíbulas y además aprovechamos para probar unos dulces típicos de la época que cocinaban unas “romanas” y que estaban buenísimos. Allí mismo otro romano dirigió un entrenamiento militar a los peques, en el que a través de flexiones de calentamiento y diferentes voces, les ayudaba a realizar de forma sincronizada los pasos que utilizaban los romanos cuando formaban para la guerra.

Archeon
Romanas cocinando
Archeon
Casco romano
Archeon
Traje romano

Archeon

Este entrenamiento estaba programado para las 12:00 y las 14:00. Nosotros fuimos al segundo turno. Desde allí fuimos a comer a una pizzería que está al lado. La pizzería tiene poca variedad de alimentos, pero las pizzas estaban bastante buenas. Hay menú infantil con nuggets o salchichas (una constante en nuestro viaje por los parques de Holanda) Solo hay dos opciones para comer en el parque. Allí o en otro lugar donde se comen pancakes.

Posteriormente visitamos las termas romanas donde una chica nos enseñó como se realizaba el masaje en la época romana y la limpieza de la piel previa a este. La explicación era en holandés, pero como deferencia a nosotros (éramos los únicos extranjeros), hizo una mini explicación posterior en inglés.

A las 15:00, en el templo romano se hacía otra actividad que era también en holandés y que coincidía con una lucha de espadas en la época de la edad media (que era a las 15:15), que desechamos pues no nos daba tiempo a ir y volver, ya que a las 15:30 se hacía una lucha de gladiadores en el circo romano. La actividad era también en holandés pero la amplitud del espacio y la claridad, hizo que se pudiera seguir bastante bien. Los niños podían quedar en un punto anterior y entrar a la plaza con los romanos.

Archeon
Circo romano
Archeon
Gladiadores

En este mismo circo romano se hizo a las 13:00 también un espectáculo de aves, donde diferentes águilas, buitres, etc., pasaban por encima y por medio de los niños que estaban tumbados en la arena o juntos formando dos filas paralelas.

De la época romana fuimos a la Edad media, viendo la evolución una vez más de la forma de vida. Allí hicimos tiro con arco, y unas pulseras y velas que entraban dentro de la parte del ticket extra que compramos.

Cabañas
Tiro con arco

Se aproximaban las 17:00, hora de cierre de parque y nos dimos cuenta de que se había pasado el tiempo muy rápido. Así que, si estáis pensando en ir, os aconsejamos que lleguéis lo antes posible (nosotros a las 10:00, hora de apertura, estábamos allí), ya que hay muchísimas cosas que dan para pasar un día entero.

Para el tiempo de ocio, si os sobra tiempo, debéis saber también, que en la zona del imperio romano hay juegos que realizaban estos en su época y un parque infantil con columpios y toboganes sobre arena, donde los niños pueden pasar también un rato divertido.

Como conclusión, decir que es un lugar imperdible si vais por la zona. Nos gustó tanto que pensamos que era una pena que no hubiera algo igual por España, ya que sería lugar de visita obligada para todos los estudiantes de los Colegios, y que ayudaría a entender visualmente mucho mejor, algunos de los temas que se trabajan en las asignaturas del Colegio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.