La ruta de las caras

Ruta de las caras

Una vez sobrepasas el pueblo de Buendía (Cuenca), avanzando unos 5 kilómetros por un terreno pedregoso pero en buen estado, accedes al comienzo de esta preciosa y sencilla ruta.

El punto de inicio se realiza en una zona en la que hay unos merenderos, donde puedes comer posteriormente si quieres seguir disfrutando de un buen día en la naturaleza.

Ruta de las caras
Merenderos

El comienzo de la ruta está muy bien indicado. Además, son frecuentes las señalizaciones a lo largo de todo el recorrido. Es difícil describir el tiempo que se tarda en cubrirla, pues depende de las paradas que vayas haciendo y el tiempo que inviertas en ver las imágenes, pero en nuestro caso, con un niño pequeño de 4 años que no dejó de andar en todo el recorrido, la terminamos en apenas una hora (al peque de 2 años lo llevamos en mochila portabebés). En términos de distancia serán unos 2 kilómetros aproximadamente.

Ruta de las caras
Comienzo de ruta

La ruta en sí es ideal para niños pues no cuenta con ninguna dificultad. La distancia es corta, el terreno poco peligroso y además cuenta con el atractivo de ir observando hasta un total de 18 figuras talladas en la roca. En algunas, junto a la imagen aparecen los datos básicos de la misma (nombre, autor, etc.). En otras no aparece ninguna leyenda junto a ella, pero haciendo una foto al comienzo de la ruta, puedes ir buscándolas sabiendo que encontrarás hasta 18 imágenes distintas. Además, como vas con niños que son súper imaginativos , no hay duda de que ellos incluso encontrarán más de las que indica el mapa.

Ruta de las caras
Mapa

Durante la ruta se va observando el pantano de Buendía de fondo, existiendo incluso un pequeño mirador, en el que puedes aprovechar para hacer alguna foto de recuerdo.

Ruta de las caras
Pantano de Buendía

Desde allí comienza la parte final de la ruta con las últimas imágenes y una pequeña sorpresa por el camino. ¡Encontramos una roca con una forma que no esperábamos!

Ruta de las caras

Para concluir, se inicia un pequeño camino de vuelta de unos 400 metros que nos lleva a la carretera. Continuando por allí unos 200 metros llegamos al origen de esta bonita ruta circular.

Ruta de las caras

Como único punto que no me gustó demasiado fue la conexión de las imágenes entre ellas y con el paisaje en sí, parece que no casan demasiado, pero bueno, eso ya es una apreciación personal.

Ruta de las caras

En resumen, una bonita mañana de paseo por la naturaleza que terminamos con una breve visita a uno de los parques infantiles del pueblo antes de comer en uno de sus bares, el bar Julmi. Nos encantó el trato que nos dispensaron además de ofrecernos una muy buena comida.

Ruta de las caras

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.