Piscinas naturales del norte (Charco de la araña, charco de los chochos y charco de Don Gabino)

Estos tres charcos se encontraban muy cerca de nuestro apartamento. En concreto, a unos cinco minutos en coche aproximadamente. Esto hizo que las visitáramos varios días, aunque curiosamente nunca nos bañamos en ellos, pues cuando íbamos era a primera hora de la mañana o última de la tarde y el tiempo no era muy bueno.

Esto fue algo que nos acompañó durante toda nuestra estancia. En el norte, el cielo solía estar encapotado y la temperatura era menor que en el sur, donde pudimos disfrutar de una climatología mucho mejor.

Volviendo a las piscinas, comentaros que las tres las podemos encontrar en una distancia de unos 100 metros. Es fácil aparcar en todas ellas, pues se encuentran en un terreno pedregoso al que pueden acceder los coches. Un camino que además, está repleto de autocaravanas cuyos usuarios pernoctan allí para disfrutar de la quietud y tranquilidad de amaneceres y atardeceres.

A nuestra llegada, observamos algo que nos llamó la atención. Era una especie de ave en gran tamaño hecha con material sacado del agua. Es increíble todo lo que los seres humanos lanzan al mar. Si no hay suficiente ya con las cosas que caen accidentalmente o movidas por los vientos… matrículas, plásticos, ¡de todo!.

El primer charco que nos encontramos es el Charco de la Araña, quizás el menos atractivo de los tres. En realidad, más que un charco es una especie de cala, con poca zona de arena que además queda bastante cubierta cuando sube la marea. Junto a ella y en la zona del paseo, un esqueleto de ballena da color al paisaje.

Un poco más adelante nos encontramos con el Charco de los Chochos. Nosotros, además del mal tiempo, encontramos mala mar, con lo que fue imposible bañarse. No obstante, si el tiempo acompaña, bañarse allí debe ser un auténtico placer.


Charco de los chochos
Charco de los chochos

El más alejado es el Charco de Don Gabino. Es un charco también de una grandísima belleza en el que las condiciones son similares al anterior (están muy cerca entre sí).

En definitiva una zona que, a pesar del mal tiempo, no conviene perderse.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.