Bioparc

Bioparc Valencia

El Bioparc de Valencia está situado en la Avenida Pío Baroja, número 3 de Valencia. Fue inaugurado el 28 de febrero de 2008, tras el cierre del zoológico de Valencia un año antes.

El bioparc es un lugar donde puedes ver animales totalmente integrados con el medio que les rodea. Cuando los ves, no sientes en ningún momento la privación de libertad que se puede percibir en otros zoológicos. Está diseñado de forma que se pretende ocultar todo tipo de barreras entre los animales y el público con la finalidad de que este perciba la sensación de encontrarse dentro del hábitat animal. Las jaulas y verjas han dado paso a fosos, riachuelos o cristales.

La vegetación de los diferentes paisajes es original de cada área, lo que ayuda a la creación de diferentes hábitats y ecosistemas, buscando siempre el bienestar de los animales. Además, podemos encontrar baobabs artificiales , cuevas o grandes rocas que sirven de complemento al escenario donde se hallan los animales.

Los horarios del Bioparc son variables a lo largo del año, la hora de apertura oscila entre las 10’00 y las 11’00 y la de cierre va desde las 17’00 en los meses de invierno con menos sol a las 21:00 en los meses de verano. Por eso os aconsejo que consultéis la propia web para ver el horario concreto en el día escogido.

 Los precios son variables. La entrada para un día actualmente cuesta 23’80 euros, siendo más baja para niños de 4 a 12 años (18’00) y para personas de +65 años (17 euros). Los niños menores de 4 años no pagan entrada. Si vives en Valencia, la mejor opción es comprarte el pase anual. Siempre hay buenas promociones para la compra de este. Este pasado febrero, con motivo del aniversario del noveno año de creación sacaron una oferta de 38 euros por persona + 1 euro para la fundación Bioparc + 3,5 euros de gastos de gestión. Además, si es eres titular de la tarjeta IKEA, todavía te sale más barato y por 38 euros en total tienes el pase para un año.

Aparcar en los alrededores del Bioparc no es muy complicado. Siempre sueles encontrar sitio en las calles adyacentes. Además, hay un Carrefour cerca en el que por la compra de 20 euros no pagas aparcamiento. El propio Bioparc tiene un parking subterráneo cuyo precio es de 5 euros todo el día. Muchas opciones a elegir para que cada uno escoja la que más le compense.

Una vez accedes al Bioparc, tras la revisión de las mochilas (no puedes introducir alimentos allí, excepto potitos para bebés, agua para los niños, etc.), te espera una persona con una cámara que te hace la foto de rigor para que luego la compres a la salida. La foto es junto a una estatua de un chimpancé y vale 6 euros. Puedes declinar hacerte la foto si no te apetece, pero no te permiten fotografiarte allí por tu cuenta. Me parece una tontería, ya que además de ser de lo menos espectacular que hay en el recinto, parece que el hecho de que te prohiban hacerte una foto allí, te da todavía menos ganas de comprártela luego.

La entrada al lugar donde se encuentran los animales se hace a través de un largo y bonito puente. Desde arriba se observan las preciosas vistas del parque de Cabecera y si tienes suerte, justo desde la parte de arriba mirando abajo puedes observar decenas de tortugas gigantes en el riachuelo que hay abajo. Es muy frecuente ver a gente asomada allí.

Bioparc Valencia
Vistas del parque de cabecera desde el puente de entrada

Continuando por el camino, comienza la primer subdivisión que marcará el camino que quieres seguir para ver el Bioparc. A la izquierda, una señal te manda al cine donde hacen proyecciones a horas determinadas y que están anunciadas en los carteles de allí y en los mapas que te dan a la entrada del parque. Si sigues hacia delante llegarás a un pequeño parque infantil con toboganes junto a un bar de comida rápida tipo hamburguesas, nuggets, patatas fritas, etc.

Bioparc Valencia
Parque infantll

Si sigues a la derecha encontrarás pronto una zona con flamencos. Este es el camino que nosotros solemos seguir y que te lleva a ver las particularidades de los cuatro ecosistemas: habitantes de la sabana seca, los bosques ecuatoriales y sabana húmeda, ciertos humedales y bosques del África Tropical o la isla de Madagascar.

Justo al lado de los flamencos se da entrada a uno de los sitios más bonitos para mi, el de los lémures. Si vas con carro de bebé debes dejarlo en la entrada y recogerlo posteriormente a la salida. Al entrar se pueden ver tanto por el césped como por los árboles, saltando de uno a otro, a estos pequeños y ágiles animales, tan cerca de ti, que casi los puedes tocar. Es impresionante la gracilidad con la que se mueven saltado de árbol en árbol. A los niños les llama mucho la atención.

Bioparc Valencia
Flamencos
Bioparc Valencia
Lémures

A la salida de los lémures encontramos otra diversificación, que nos permite recorrer el parque en varias direcciones. En ese punto está el anfiteatro donde se realiza la exhibición de vuelo de aves rapaces. Este espectáculo lo hacen dos veces al día (la última vez que lo visitamos a las 14:00 y a las 16:30). Vale la pena ver como estos animales aparentemente tan salvajes son domesticados y obedecen las instrucciones de sus entrenadores.

Bioparc Valencia
Anfiteatro

Otra parte que me gusta mucho es la de las jirafas. Allí estas conviven con ciervos en un espacio muy amplio. Hay dos puntos de visión especiales. Uno desde el Restaurante Samburu, donde puedes tomarte un tentempié viendo el maravilloso paisaje que te rodea. En el riachuelo de abajo hay numerosos peces hambrientos (carpas principalmente) que se asoman esperando que alguien les lance algo de pan. Está prohibido hacerlo pero es frecuente ver como todos los niños lo hacen. Si tomas el camino hacia arriba por la izquierda desde la cafetería irás rodeando el lugar donde las jirafas se encuentran hasta llegar a un punto donde prácticamente podrías acariciarlas de lo cerca que se encuentran sus cabezas. En el transcurso de este recorrido podrás observar elefantes, suricatas y muchos animales más.

Bioparc Valencia
Visión de las jirafas desde el restaurante
Bioparc Valencia
Suricatas

Muy cerquita de aquí pero totalmente separado de las jirafas (¡menos mal!) se encuentran el león A pesar de que es un animal que todos los niños desean ver, cuando logran hacerlo quedan un poco decepcionados, ya que hay un gran cristal en medio que dificulta la visión y además suelen ser animales bastante pasivos y que a duras penas se mueven. Es complicado ir a verlos y que no estén tumbados. Siguiendo el camino, llegarás al punto inicial tras ver cebras, hienas y muchos animales más.

Desde el restaurante, tomando el camino hacia la derecha llegamos la zona con los orangutanes y chimpancés. Impactan por su gran tamaño y por su similitud con los humanos, abrazando a sus crías, observando a las personas que se acercan, utilizando sus manos y pies para agarrar objetos, etc.

Bioparc Valencia
Orangután

Bioparc Valencia

En esta zona son bonitos de ver también los leopardos y panteras dentro de su hábitat. No puedes perderte tampoco la zona con los cocodrilos o con los hipopótamos, que puedes observar desde arriba y desde debajo del agua, a través de una pared transparente.

En el mapa que te dan puedes observar diferentes horarios en los que hay actividades destacadas. Unas infantiles y otras para todos los públicos. Una es como ya hemos explicado la del vuelo de rapaces. Otras de las que ofrecen son: el baño de los elefantes, día mundial de los humedales, encuentro con cuidadores, etc.

Respecto a dónde comer, os recordamos que no está permitido entrar comida al Bioparc por lo que no hay zonas de picnic habilitadas a tal fin. Dentro del recinto destacan dos lugares, uno junto al parque infantil con comida basada en hamburguesas, nuggets, patatas fritas, macarrones, etc. Y otro, el restaurante Samburu, del  que hablábamos más arriba en la zona de las jirafas. Este último es más grande, habiendo una zona al aire libre y otra interior. Hay menús bastante completos para adultos y niños, Distribuidos por el restaurante, hay varios microondas donde puedes calentar tú mismo los potitos de bebé. Si eres portador del pase anual y lo presentas a la hora de pagar se te hará un descuento del 10% sobre el precio final.

En la zona de entrada del Bioparc ha sido recientemente inaugurado un restaurante nuevo, el Bioparc Café, del que hablaremos específicamente en una entrada, ya que al ser un establecimiento externo al parque, se puede acceder a él sin necesidad de pagar la entrada del Bioparc. Adelantaros simplemente que si comes allí, el aparcamiento te saldrá gratuito.

 Una vez finalizada la visita antes de salir por la puerta se pasa por la típica zona llena de souvenirs, peluches y demás recuerdos del bioparc. En ese mismo lugar, por 6 euros se podrá adquirir la foto que te habían hecho a la entrada. Si pasas de largo estarás ya en la salida, para irte a casa o coger el ascensor o las escaleras dirección al parking para recoger tu vehículo.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.