El hemisférico (L’hemisfèric)

El hemisférico (l’hemisfèric) fue el primero de los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias que se abrió al público. Es un edificio espectacular y posee una gran belleza externa, a lo que se suma la bonita imagen que ofrece el amplio estanque que lo rodea.

Hemisférico
Vista desde fuera

Fue diseñado por Santiago Calatrava y cuenta con una superficie aproximada de 143.000 metros cuadrados. Tiene forma de ojo humano para simbolizar la sabiduría que se obtiene a través de la observación del mundo, que es descubierto a través de las proyecciones audiovisuales que allí se ofrecen.

En su interior hay una sala con tres sistemas de proyección: cine en gran formato IMAX Dome, cine digital 3D y proyecciones digitales, con representaciones astronómicas y espectáculos de entretenimiento, en una pantalla cóncava de 900 metros cuadrados de superficie y 24 metros de diámetro.

Cuenta con un innovador sistema de iluminación que permite recrear diversos ambientes dentro de la sala. Su aforo es de 310 personas y tiene una pendiente de 30 grados. Cada fila de butacas está abatida, de forma que permite conseguir una visión óptima desde cualquier posición.

La programación varía periódicamente y ofrece temas de ciencia y tecnología y películas de animación. En nuestra visita optamos por la película “Escapada al Paraíso 3D. Una nueva aventura de tortugas”, una película de animación que narraba las aventuras de dos tortugas de mar, Sammy y Ray que son capturadas por cazadores furtivos y que viven increíbles experiencias para regresar a su hogar. La duración de la misma fue de 44 minutos.

El hemisférico
Carteles donde presentan la película

A la entrada de la sala te dan las típicas gafas oscuras para poder ver en 3D y una bolsa con una toallita para su limpieza. Además, hay unos aparatos de sonido que puedes utilizar, que te permite escuchar la película en varios idiomas entre los que está el valenciano, inglés o francés.

El precio de las entradas, que puedes adquirir por la web o allí mismo en las taquillas, es de 8,80 euros por persona a día de hoy. Los niños de 0 a 3 años no pagan.

Antes de entrar en las salas, hay una zona donde se encuentra una cafetería y una tienda de souvenirs donde puedes adquirir unos recuerdos de tu estancia. Una vez entras al recinto debes dejar tu carro de bebé si lo llevas, pues no se permite el acceso con él a la sala de proyección.

El hemisférico
Imágenes de la película durante la espera
El hemisférico
Sala de espera
El hemisférico
Tienda de souvenirs
El hemisférico
Cafetería

Aparcar en los alrededores no suele ser demasiado complicado. Si quieres ir a lo fácil, puedes hacerlo en el parking de Umbracle, que está muy cerca de allí. La tarifa es de un máximo de 6 euros por un día entero.

A pesar de la majestuosidad del edificio y del buen momento que pasas con las proyecciones, la sensación que tuve es que lo que fue muy innovador en su nacimiento puede verse pronto obsoleto, pues allí dentro mi experiencia fue similar a la que puedes vivir en cualquier proyección 3D en un parque de atracciones o incluso con las actuales televisiones 3D que están proliferando en los últimos tiempos.

En definitiva, un lugar recomendable para visitar, aunque de forma muy ocasional.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.