Friburgo

Llegamos a Friburgo muy temprano por la mañana, ya que teníamos un día bastante cargado de actividades y queríamos ver el casco antiguo de la ciudad, con la catedral, los famosos Bächle y el mercado.

Los que queráis ir a este último tened en cuenta que se hace de lunes a sábado, en horario de 07:30-13:00 (hasta las 14:00 los sábados).

Dejamos el coche en uno de los parkings de pago cerca del casco urbano, llegando a pie en pocos minutos hasta allí.

A pesar del horario establecido de mercado, a nuestra llegada, a las 09:00, tan solo había algunos puestos abiertos y no fue hasta en torno a las 11:30 cuando comenzó a verse una mayor cantidad de gente fluir por los alrededores. A la hora de la comida comienza a llenarse, pues mucha gente aprovecha para comprar comida en uno de los múltiples puestos donde se exponen productos locales, típicos de la región, como las famosas salchichas.

Friburgo
El mercado de Friburgo de buena mañana

Nosotros fuimos un martes, pero por los comentarios que hemos leído en distintos blogs y foros, es el sábado cuando el mercado adquiere su mayor volumen de puestos de venta y de afluencia de gente.

Como hemos dicho anteriormente, la catedral da una especial belleza al lugar. Cuando nosotros fuimos estaba siendo arreglada, observándose diferentes andamios que estropeaban un poco las vistas de la misma. Para los interesados en el arte decir que es mayoritariamente de tipo gótico y que se construyó en tres etapas.

Friburgo
Puestos de comida en el mercado de buena mañana
Friburgo
La catedral

Junto a la catedral y los alrededores, que representan el casco antiguo de la ciudad, existen números pequeños mini canales, conocidos como Bächles que en el pasado servían para el abastecimiento con agua usable (no potable). Algunas teorías hablan de ellos como un lugar de transporte de aguas residuales, aunque que esto nunca ha sido probado.

Friburgo
Paseando los barcos por el Bächle

Hoy en día continúan llevando agua del río Dreisam, cubriendo prácticamente todo el casco antiguo de la ciudad, por lo que son uno de los mayores atractivos de Friburgo. Es frecuente ver como los niños pasean unos barquitos (Bächleboots) que pueden adquirir en alguna de las tiendas del mercado (por las mañanas) o bien en la misma tienda REHA LADEN, hasta las 18:00. Nuestros pequeñajos se lo pasaron bomba paseándolos por todos los canales, lo que nos permitió a nosotros poder prestar mayor atención al centro histórico. Es ideal, pues todos los que seáis padres, sabréis lo poco que les gusta y lo aburrido que resulta para los niños visitar el centro histórico de cualquier ciudad. De esta manera, se divierten mucho más.

Friburgo
Tienda de Bächleboots en el mercado
Friburgo
Ella también quiso su Bächleboot
Friburgo
Tienda de Bächleboots

Como no podía ser de otra forma, uno de nuestros niños acabó con los dos pies en el canal. A modo de anécdota os contaré que hay una leyenda respecto a esto. Dicen que si metes el pie en alguno de los canales acabarás casándote con alguien de Friburgo o que al menos volverás a visitar la ciudad alguna vez en la vida. Ya veremos si acaba cumpliéndose la tradición.

Por último, si vais con niños pequeños, tened en cuenta que muchas veces los tranvías pasan muy cerca de los Bächles, por lo que no conviene perder de vista nunca a los peques.

Después de comer en la plaza de la catedral nos dirigimos hacia Gutach, un precioso pueblo en el que queríamos probar las bajadas en rodelbahn.

Friburgo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.