Kirnermarteshof, una granja diez en la Selva negra

Llevábamos mucho tiempo con la idea de visitar la Selva Negra y habíamos pasado mucho tiempo indagando sobre las diferentes opciones donde alojarnos. Nos había gustado mucho una granja en Oberried, con apartamentos 5 estrellas, llamada Kirnermarteshof, así que nos pusimos en contacto con los dueños para reservar. Las granjas son reservadas con mucha antelación, por lo que si quieres ir a alguna en concreto conviene no demorarse mucho en hacer la reserva. Al hablar con los propietarios, nos indicaron que solo reservaban de sábado a sábado (nuestra idea inicial era reservar diez días), así que escogimos la semana que mejor nos venía. A la hora de la reserva pagamos un 20% del total, dejando para un mes antes de la llegada el pago del resto.

A nuestra llegada allí lo primero que observamos fue el camping Kirnermarteshof. Cincuenta metros más arriba están los apartamentos, que están ubicados junto a la casa de los dueños. A nuestra llegada, los propietarios estaban de vacaciones por lo que fue una señora que trabajaba de lavandera la que nos dio las llaves del apartamento.

Kirnermarteshof
Nuestro apartamento

Como puntos más positivos están la limpieza de los apartamentos, el hecho de que una vez dentro te olvidas de que estás en una granja en cuanto a olores se refiere, la tranquilidad del lugar, los despertares observando las extensas praderas verdes llenas de vacas, los anocheceres llenos de estrellas, etc.

Kirnermarteshof
Praderas con vacas

Dentro de la granja puedes realizar muchas actividades pero que nadie se confunda y piense en ella como un campamento, en el que todo está reglado y hay un horario definido en el que se realiza cada cosa. La única actividad con horario fijo es la subida en poni, que se realiza los miércoles, viernes y sábados a las 17’00. Los granjeros siguen su ritmo habitual invitándote a participar en cuántas tareas realicen si así te apetece. El día que suben en tractor, invitan a los niños a dar un paseo montando en él, el día que toca ordeñar a las vacas te dejan hacerlo a ti, así como observar el el ordeñado mecánico (Esa leche también la ponen en venta. Si querías comprar leche fresca sin pasteurizar te cobraban a 1 euro el litro), etc.

Kirnermarteshof

Kirnermarteshof
Ordeñando a las vacas

Además, distribuidas por la granja hay vacas grandes, terneros, cabras a las que poder alimentar en el momento del día que desees, ponis, conejos, etc.

Kirnermarteshof
Alimentando a las cabras

Kirnermarteshof

Hay también una serie de cochecitos para niños que les hacen imbuirse en el ambiente granjero todavía un poco más, como unos tractores en los que todos los niños querían subir.

Kirnermarteshof

Junto a la casa hay un parque infantil con arenero, un poco más pequeño pero similar a uno que hay en el camping de abajo y que también puede ser utilizado si te hospedas en los apartamentos.

Kirnermarteshof
Parque infantil del camping
Kirnermarteshof
Parque infantil de los apartamentos
bty

Como aspecto más negativo sería el hecho de que nunca hay nadie en recepción. Cualquier consideración que desees hacer o pregunta que quieras realizar la haces a los granjeros que circulan por ahí (algunos con buen nivel de inglés) o bien bajas al camping y allí sí que hay una recepción compartida con el bar, donde siempre suele haber gente por el día (también hablan bien en inglés). Por otro lado, los carteles donde se explican ciertas cosas están exclusivamente en alemán, lo que dificulta el entendimiento.

Dentro del bloque común de apartamentos hay un armario con algunos juegos, dvds o libros para uso común.

Nosotros estuvimos poco tiempo en la granja. Aprovechábamos los días para levantarnos pronto e irnos a visitar lugares. Como muchos de ellos cierran a las 18’00, pasamos algunas tardes entretenidas allí, en contacto con los animales, disfrutando de un tipo de vida que no estamos acostumbrados a tener.

En resumen, una grata experiencia que aconsejamos a todo el mundo. Nos dio mucha pena dejar la granja. Nos sentimos como en nuestra propia casa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.