Las cataratas del Rhin

Cataratas del Rhin
La roca, un mirador entre las cataratas

Dejamos para este día nuestra salida más larga rumbo a las cataratas del Rhin. Desde Oberried teníamos 1 hora y 20 minutos de viaje hasta Laucen en Suiza. Íbamos preparados para pagar en la frontera de Suiza la famosa viñeta obligatoria que tienes que adquirir para usar todas las carreteras de categoría 1 y 2. La viñeta es anual y no puedes comprarla para solo un día, que es lo que íbamos a estar nosotros en Suiza. Sin embargo, tuvimos suerte, no había nadie en la frontera de Suiza ni a la entrada ni a la salida, por lo que nos ahorramos el pago de la viñeta y de la multa correspondiente por no llevarla. Suiza, contrariamente al resto de países europeos, no conoce ningún peaje parcial y su ley vigente no admite la dispensación de viñetas de una duración más corta.

Sea como fuere, sin la viñeta pegada a nuestro parabrisas continuamos hacia las cataratas. A las cataratas se puede acceder desde dos puntos, Laucen o Neuhausen. Nosotros buscamos mucha información sobre qué punto era mejor para poder disfrutarlas al máximo, pero no encontramos lo que queríamos. Al final, tras consultar muchos blogs y foros de viaje, decidimos hacerlo desde Laucen, lo que al final fue una decisión correcta.

A nuestra llegada a Laucen nos encontramos con un parking gratuito. Hay uno junto a las taquillas de entrada y otro 1 kilómetro antes de la llegada. Nosotros tuvimos suerte y pudimos aparcar en el más cercano. Según hemos leído, el parking de Neuhausen es de pago, aunque nosotros no fuimos y no lo podemos garantizar.

Cataratas del Rhin

Desde allí, la llegada a las cataratas es gratuita cogiendo un ascensor que te baja hasta cerca del embarcadero. Si quieres hacerlo a través de la fortaleza de Laucen, debes pagar para atravesar los tornos, que te dan acceso a los diferentes miradores desde donde se aprecian unas vistas espectaculares del lugar.

Cataratas del Rhin
Fortaleza de Laucen

Nosotros compramos nuestras entradas de adulto (los niños entraban gratis) por 4’80 euros cada una (5 francos suizos) y accedimos allí. ACCESO A SU WEB. Antes de entrar por los tornos hay un restaurante cuya carta demuestra que Suiza está a otro nivel económicamente hablando. Postres de 13’50 euros de media, nos dan muestras de ello.

Cataratas del Rhin
Precios
Cataratas del Rhin
Restaurante Laucen
Cataratas del Rhin
Restaurante

Tras atravesar los tornos comienzas a descender por los miradores observando cada vez las cascadas de más cerca, hasta que finalmente puedes casi hasta tocar el agua e incluso mojarte con el agua que despiden tras su brusca caída contra el suelo.

Cataratas del Rhin
Vista desde los miradores

Cataratas del Rhin

La parte más bonita quizás se produce tras atravesar una gruta y llegar a una zona de la cascada, donde prácticamente estás dentro de ella y donde todo el mundo aprovecha para inmortalizar el momento en forma de fotografía.

Cataratas del Rhin
Acceso a la gruta

Mirando el agua se puede observar un precioso arco iris por los reflejos del agua y gracias al sol que lucía ese día.

Cataratas del Rhin
Arco Iris reflejado en el agua

Unos metros más abajo llegas al embarcadero donde se ofrecen diferentes tipos de paseos. Desde los más sencillos consistentes en coger el barco y cruzar al otro lado para ver las cataratas desde el lado de Neuhausen, hasta meterte dentro del mirador de la roca que hay en medio de las cataratas (nosotros no pudimos hacerlo por las restricciones. No se puede hacer con niños de menos de 1’20 metros, ni con bebés, ni personas embarazadas, ni sujetando a un niño en brazos, ni en chanclas, zapatos de tacón, etc.). Por este motivo, optamos por coger la línea 4, que consistía en un paseo en barco, que se acercaba al máximo hasta las cataratas (notabas el agua contra tu rostro), pero sin bajar del barco.

Cataratas del Rhin
Vistas del embarcadero

Desde el lado de Laucen se puede comprar cualquier tipo de billete, pero para todos los viajes hay que pasar al otro lado del río que es desde donde salen todas las líneas. Coges la línea roja número 2 y te cruza al otro lado donde coges ya el barco que hayas escogido.

Cataratas del Rhin
La roca, un mirador entre las cataratas

Es importante que sepáis que no aceptan tarjetas de crédito por lo que debes pagar en metálico. Los euros son aceptados sin problemas.

Cataratas del Rhin
Cataratas del Rhin desde el barco

Cataratas del Rhin

Cataratas del Rhin
Todas las opciones de paseo en barco

Al otro lado del río hay un bar de comida rápida, cuyas vistas son geniales respecto a la cascada. Nosotros tuvimos suerte y cogimos una mesa que daba directamente a ellas. Los precios son también exagerados, pero al ser comida rápida no se nota tanto. Para que os hagáis una idea un menú de niño con 4 nuggets y patatas fritas y un zumo eran 9’50 euros o para adultos unos aros de cebolla con patatas fritas 15,50 euros.

Cataratas del Rhin
Precios del bar
Cataratas del Rhin
Vistas desde el bar

En esa parte del río hay también un tren turístico que se puede coger para dar una vuelta por la zona, pero nosotros no lo cogimos. Habíamos decidido visitar el bonito pueblo de Stein Am Rhein que nos pillaba casi de camino hacia casa, así que volvimos a coger el barco número dos y de allí, siguiendo las indicaciones, subimos en ascensor para volver al centro de visitantes donde habíamos comprado las entradas y teníamos aparcado nuestro coche.

Cataratas del Rhin

Como consideración para padres con bebés, deciros que se puede acceder con carrito de bebé por el ascensor y llegar al embarcadero pero te pierdes los miradores y la gruta. Eso sí, te libras de pagar por la entrada correspondiente.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.