Sasbachwalden, el pueblo más bonito de Alemania.

Sasbachwalden
Sasbachwalden

Teníamos un viaje largo desde el aeropuerto de Frankfurt Hahn hasta Oberried, así que buscamos un pueblo intermedio bonito donde poder comer. Teníamos diferentes opciones como Durbach, Seebach o Heidelberg, aunque al final nos decantamos por Sasbachwalden, un pueblo que según diferentes guías y blogs de viajes, era el más bonito de Alemania.

Establecer el concepto de “el más bonito” es muy complicado, pues siempre habrá personas a las que les guste más unos que otros, pero sin duda, Sasbachwalden es un pueblo precioso que a nadie puede dejar indiferente.

Sasbachwalden

Comimos en el restaurante Sonne situado en la calle principal. Buscamos en la aplicación Tripadvisor y las críticas eran buenas. Llegábamos con muchas ganas de probar la gastronomía local, así que huimos de pizzerías y lugares similares para adentrarnos en un local genuinamente germano. Hay un parking cercano, que además es gratuito, donde dejamos el coche. El restaurante nos gustó mucho, estaba lleno de gente local y la camarera chapurreaba las palabras básicas en inglés para ser atendidos de forma correcta. Si os pasáis por allí, este restaurante puede ser una buena opción parea comer bien y a buen precio. Nuestra consideración acerca de él es muy positiva.

Sasbachwalden
Restaurante Sonne

Frente al restaurante encontramos una de las curiosidades de Sasbachwalden, La SchnapsbrunnenLa Fuente del licor (Booze Fountain en inglés). Se trata de una fuente en la que hay un par de cajas con distintos tipos de licores, que puedes consumir por 0’80 céntimos cada uno. No hay nadie que la regente y ya depende de la buena voluntad o no del visitante de dejar ese dinero en la máquina que hay junto a la fuente. Nosotros probamos uno de manzana que estaba bastante bien, dejando un euro en la máquina.

Sasbachwalden
Fuente del licor

Sasbachwalden Sasbachwalden Sasbachwalden

Desde allí, en camino ascendente fuimos a visitar el pueblo pasando por la catedral, desde donde se aprecian unos bonitos viñedos, que nos hacen recordar que Sasbachwalden es famoso por sus conocidos vinos de la cooperativa vinícola Alde Gott.

Sasbachwalden
Catedral
Sasbachwalden
Viñedos

Ya de vuelta a la vía principal, observamos el paisaje típico de Sasbachwalden, lleno de casas de madera repletas de flores, que lo convierten en un lugar único por su preciosa decoración. Subiendo unos metros más, llegamos a una pequeña plaza. A su izquierda se accede a un recinto donde hay unas piscinas públicas. Cerca de allí se encuentra la oficina de turismo.

Si optamos por el camino de la derecha, llegamos al Camino de la paz, una corta pero agradable senda entre árboles y agua, que merece ser recorrida. Diferentes carteles nos muestran el camino hacia la realización de rutas de senderismo más complejas. Nosotros no las hicimos pues no teníamos demasiado tiempo.

Sasbachwalden

Sasbachwalden Sasbachwalden Sasbachwalden

A apenas 15 minutos de Sasbachwalden encontramos el lago Mummelsee, el lago situado a los pies de la montaña más alta de la selva negra, el Hornisgrinde  Como os decimos, nosotros no tuvimos tiempo para visitarlo pero para el que quiera hacerlo, debéis saber que saliendo desde el Berghotel Mummelsee el ascenso y descenso (2 kilómetros) dura alrededor de una hora. Justo en la cima hay una torre mirador (Neuer Turm) desde el que se observan unas vistas espectaculares de la Selva Negra y el Valle del Rhin.

Si seguís el sendero circular del lago de 3 kilómetros de duración, llegaréis a otras torres mirador (Bismark Turm). Esto os llevará sobre 45’-1 hora.

Hay un autobús que accede desde el lago directamente aquí y funciona los fines de semana de mayo a octubre.

Un par de horas fueron suficientes para darnos una visión general de este bonito pueblo de Alemania, al que si tenéis ocasión, os recomendamos conocer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.