Stein am Rhein

Stein am Rhein
Calle principal

Volvíamos de camino de las Cataratas del Rhin hacia Oberried, por lo que decidimos parar en este pueblo del que nos habían hablado muy bien.

Aparcamos cerca del centro del pueblo, en una zona de pago, similar a la Ora, aunque en lugar de adquirir un ticket físico, era la máquina la que se quedaba con el horario hasta el cual tenías derecho a aparcar según el dinero que hubieras metido.

Fuimos hacia el centro del pueblo una vía en la que se encontraba una oficina de turismo. Esta vía desembocaba en la calle principal.  Allí preguntamos por las partes más interesantes del pueblo, para descubrir que lo más bonito que podíamos hacer allí con niños era dar una vuelta sin rumbo definido, pues los puntos de interés no serían muy del agrado de los pequeños y tampoco disponíamos de demasiado tiempo para pasara allí.

Stein am Rhein
Vía de acceso a la calle principal

Stein am Rhein

Stein am Rhein destaca por poseer un casco antiguo muy bien conservado, lleno de casas de madera con fachadas vestidas con frescos exteriores como si de una pinacoteca se tratara. Mires donde mires te da la sensación de que estás en un museo de pintura al aire libre. Además, está todo tan limpio que da gusto. Como no podía ser de otra forma es una zona peatonal, lo que ayuda a que vayas sin miedo de que los niños puedan ser atropellados.

Stein am Rhein
Ayuntamiento

Si te alejas de la zona principal llegas a un amplio río. De hecho es en Stein am Rhein donde el lago Constanza se transforma de nuevo en el Rhin. Allí existe la posibilidad de coger también algún paseíto en barco. Nosotros extrañados vimos como tres personas se bañaban y se dejaban llevar por la corriente del río hacia abajo, hasta que los perdimos de vista.

Stein am Rhein Stein am Rhein

Saliendo del pueblo, vimos una bonita playa de césped que era utilizada por muchos lugareños para el baño. ¿Habrían llegado hasta allí los bañistas que habíamos visto en el río del centro del pueblo? Otra vez nos faltaba tiempo para habernos quedado allí a exprimir un poquito más la tarde. Sin embargo, nos quedaba todavía más de una hora de camino y era de marcharnos. Sin duda, si hubiéramos tenido un poco más de tiempo nos hubiéramos quedado un rato allí, porque las vistas valían mucho la pena.

Stein am Rhein Stein am Rhein

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.