Todtnau: Cascada y Hasenhorn Coaster

Era nuestro primer día en la Selva Negra, así que empezamos con muchas ganas de marcha. Estudiando las diferentes alternativas y aún a sabiendas de que era domingo y podía haber más gente de lo habitual optamos por comenzar a probar uno de los Rodelbahns (esos famosos trineos que caen por una especie de railes a toda velocidad), de los muchos que hay por la zona.

Con este objetivo nos dirigimos a Todtnau, que estaba a poco más de 20 minutos de distancia de Oberried, nuestro lugar de alojamiento, donde está ubicado uno de los más famosos de la zona, el Hasenhorn Coaster.

Hasenhorn Coaster

A nuestra llegada vimos diferentes parkings gratuitos para  el vehículo, dejándolo en uno de ellos. Había mucha gente lo que hacía presagiar que habría bastante cola.

La compra de entradas fue relativamente rápida. El precio, bastante caro (9’50 euros por adulto y 4’50 por nuestro hijo de 3 años), ya que suman la subida en telesilla y el descenso en trineo. Puedes optar por subir en telesilla y dar un paseo por diferentes rutas que están señalizadas o tomar algo en un bar que hay allí mismo observando el paisaje.

Hasenhorn Coaster
Telesilla de subida

Hay posibilidad de comprar bonos de diez pero vista nuestra experiencia, que ahora os relataremos no resulta aconsejable.

Imaginad una pista de esquí donde suben continuamente telesillas con dos esquiadores y una vez llegado arriba solo dejan tirarse a uno o dos a la vez (según si van solos o con menores) cada 25 metros. Pues esto es lo que allí ocurrió, la gente subía sin parar y la cola que nos encontramos al subir fue eterna. Estuvimos casi 3 horas para poder tirarnos una vez. Tanta fue la espera que habíamos comprado dos entradas de adultos y dos de niño, para tirarnos su madre y su padre con él, y al final terminamos devolviendo una de adulto y una de niño por no hacer la cueva de nuevo.

Hasenhorn Coaster
Hasenhorn Coaster

Desde arriba las vistas son espectaculares. Se aprecia el pueblo de Todtnau bajo una extensa zona verde. Además, la bajada es larga y espectacular, siempre que no tengas la mala suerte de que te toque alguien muy lento delante que no te deje experimentar la sensación de velocidad. Sin embargo, a pesar de esto, la espera fue tan larga que no recomendaría a nadie pasar por lo que nosotros pasamos. Como he dicho al comienzo era domingo y quizás hubiera más cola de lo habitual, pero visto el sistema de bajadas, imagino que será similar en otros días de verano.

Hasenhorn Coaster
Trineos y vistas de Todtnau

Aprovechamos para comer allí mismo, ya que se había hecho tarde. Junto a la zona de venta de tickets hay un pequeño bar donde sirven comida rápida, tipo nuggets, hamburguesas, spaghetti, etc. Se había hecho tan tarde que no tuvimos tiempo a elegir otra cosa.

De ahí nos fuimos a ver la cascada de Todtnau (Todtnauer Wasserfall), a las que llegamos en apenas 5 minutos. Son de muy fácil acceso desde el aparcamiento gratuito que hay a la entrada. En apenas 500 metros desde la entrada (unos seis minutos andando) llegas hasta ellas. Tienen una caída de 97 metros y caen en dos partes.

Cascada de Todtnau
Entrada a la cascada

Hay posibilidad de realizar otro tipo de rutas e incluso de acceder a través de unas escaleras a la parte alta de la cascada. La entrada vale 2 euros, siendo gratuita para los niños. El camino hasta las cascadas es accesible para hacerlo con carro de bebé, pues a pesar de ser un poco pedregoso y arenoso, es completamente llano, por lo que no presenta ningún tipo de dificultad.

Cascada de Todtnau
Camino apto para carros de bebé

Durante el camino no hay baño. Solo existe uno a la entrada y es de pago (0’50 céntimos). ¡Ya podía ser gratuito después de cobrarte por ver naturaleza!

Cascada de Todtnau

Cascada de Todtnau

Desde allí se puede ver a lo lejos el Hasenhorn Coaster que habíamos utilizado por la mañana.

En las cascadas puedes darte un buen baño si te atreves. El agua está tan fría que te duelen todas las articulaciones.

Cascada de Todtnau
Mojándose los pies

En resumen una buena experiencia que disfrutamos muchísimo en contacto con la naturaleza.

Cascada de Todtnau

Cascada de Todtnau

Sin tiempo que perder nos dirigimos hacia Titisee, una bonita localidad en torno a un lago.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.