Parque aventuras Biescas

Biescas Aventuras

Llegábamos a los Pirineos con muchas ganas de aventura, así que por la mañana nos preparamos para soltar unas pequeñas dosis de adrenalina por alguno de los parques de la zona. La oferta es amplia, Aventura Amazonia Pirineos en Villanúa, Accrobanche en Accous, etc. Sin embargo, tras estudiar detalladamente todas las opciones vimos que el único en el que se permitía participar a niños de 4 años (el nuestro estaba a punto de cumplirlos) era el Parque Biescas Aventura. En Villanúa la entrada era a partir de 6 años y un mínimo de 1’15 metros. En la opción francesa había una contradicción en cuestión de edades entre lo que se exponía en el folleto y en la web, por lo que decidimos centrarnos en la opción de Biescas.

El parque de Biescas tiene ocho circuitos en función de la edad, altura y dificultad, que se identifican con un color concreto. Nuestro pequeño, con casi 4 años de edad, solo podía participar en dos circuitos verdes y en los circuitos de entrenamiento.

A la llegada, tras aparcar nuestro coche en el parking, pagamos 17 euros por la entrada del niño, que incluía el material necesario para realizar las pruebas, arnés, casco, mosquetones, etc., y el específico de cada circuito, puentes tibetanos, tirolinas y demás, que podía utilizar tantas veces como quisiera durante dos horas. Los acompañantes no pagaban entrada por el acceso al parque.

Aventura Biescas

Una vez equipado el niño, un monitor realizó una breve explicación grupal (a unos seis o siete que acabábamos de llegar) del uso del material y de cómo anclarse en las líneas de vida, para que por ti mismo pudieras realizar los circuitos por tu cuenta. En nuestro caso, obviamente esta explicación iba dirigida a los padres, ya que el niño no tenía altura suficiente para anclarse por su cuenta.

Biescas Aventuras

Al principio fue todo un poco confuso. Los circuitos no estaban bien identificados y tardamos un poco en ubicarnos y saber qué circuitos podía realizar el niño y cuáles no. Cuando ya estás al tanto de todo, comienzas con el primer circuito, de ahí al siguiente, y posteriormente a los de entrenamiento (que pueden usarse siempre que no se esté dando curso en ese momento. Nosotros tuvimos suerte y no hubo curso durante nuestra estancia) pasándote las dos horas anclando a tu hijo a las líneas al comienzo de cada paso y esperándolo al final del mismo para cambiar el anclaje o soltarlo en caso de tirolina, todo ello subiendo y bajando continuamente a árboles, lo que al final de las dos horas se hace un poco pesado.

Biescas Aventura

Aventura Biescas

Durante todo este tiempo, el control de los monitores es nulo. Estos se centran más en estar pendientes de lo que ocurre en los circuitos más complicados, siendo los propios padres los que están pendientes de sus hijos en los circuitos verdes. No obstante, no hay ningún peligro, ya que la altura máxima a la que están es de 1,5 metros sobre el suelo aproximadamente, además de que los sistemas de seguridad son óptimos.

Biescas Aventura

Existe la posibilidad de quedarte a comer allí, en un pequeño bar que hay a la entrada del recinto. Según escuché a los que esperaban en la cola delante de nosotros hay posibilidad de comprar un pack, que incluya comida allí, aunque esto no se especifica en la web. De todas formas, nosotros no contemplábamos esta opción pues habíamos quedado a comer con parte de la familia en Sellent.

Biescas Aventura

En el parque además de estos circuitos se ofrecen otro tipo de actividades como vías ferratas, barranquismo o rafting. Para más información sobre precios, horarios, etc., podéis dirigiros a la página oficial del parque.

Nosotros pasamos una mañana muy divertida y a la salida nuestro peque mayor nos pedía más, ¡quería volver otro día!, así que como podéis imaginar, objetivo cumplido.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.