Segóbriga Park

El municipio castellonense de Segorbe destaca por conservar un patrimonio artístico muy importante que se concentra en su casco antiguo, en el cual se pueden observar restos de la muralla del castillo, que se extienden hasta el núcleo poblacional, donde también podemos admirar algunos arcos del antiguo acueducto.Paseando por esta zona, encontramos también el museo del aceite, que nos hace recordar que este pueblo es famoso por la calidad de este producto.

Sin embargo, en un caluroso día de verano no fue esto lo que nos llevó hasta allí, a pesar de que no renunciamos a verlo cuando cayó la tarde, sino la visita de Segóbriga Park, un complejo acuático situado en el monte San Blas, donde pudimos refrescarnos de la ola de calor que azotaba nuestra Comunidad.

Segóbriga Park

Segóbriga Park no es un parque acuático al uso, se trata más de una gran piscina, muy bien diseñada y con diferentes atractivos que la hacen especial. Está tematizado en la época medieval, recordando el atractivo de la ciudad.

Segóbriga Park

Las fechas de apertura, horarios y precios son los siguientes:

Segóbriga Park

En la zona donde menos cubre hay una seta de la que cae agua, junto a tres toboganes ideales para bebés o niños muy pequeños. Para que os hagáis una idea, nuestro hijo mayor de tres años no quería subir ya que no deslizaban poco y se aburría. Estos toboganes eran uno con forma de rana, en el que nuestro bebé de un año se lo pasó fenomenal y dos con muy poca pendiente, en los cuales resbalar era bastante complicado.

Segóbriga Park

Segóbriga Park

Segóbriga Park

Conforme nos acercamos a la zona más profunda, observamos una roca artificial de la que caen chorros de agua y una pequeña piscina circular de la que emanan chorros de agua a modo de jacuzzi.

Segóbriga Park

Cruzando dos pequeños túneles llegamos a la zona más profunda, a la que caen cuatro toboganes con mayor pendiente. Uno de ellos está totalmente cubierto, los del medio son cortos pero con bastante pendiente y el más cercano a la zona profunda es un poco más largo pero con menos pendiente que los del centro.

Segóbriga Park

Esta zona es muy divertida y puede ser usada por niños y adultos sin restricción de altura. Incluso pueden tirarse niños con manguitos sin ningún problema. Un pero que hay que ponerle al parque es que hay socorristas controlando las piscinas pero nadie vigila la parte inicial de los toboganes, por lo que cada uno se lanza a discreción cuando lo considera. Cuando estuvimos todo el mundo fue bastante cívico y esperaba a que cayera el de abajo, pero debería vigilarse esto más, porque si surge un problema a mitad de tobogán y se lanza otro mientras puede ocasionar serios problemas. Por ejemplo en el que está cubierto hay una zona oscura que puede dar miedo a niños pequeños y si estos se frenan, pueden ser embestidos por el de atrás si no se fija en si ha salido o no del tobogán por abajo.

Hay un espacio de césped en la que la gente puede dejar sus toallas, bolsas, etc. Tiene pocas zonas de sombra y obviamente se ocupan rápidamente. No está permitido comer allí ni introducir ningún tipo de objeto de vidrio.

Segóbriga Park

Para comer hay dos opciones:

Hay una zona de picnic con mucha sombra. Cuando nosotros fuimos estaban casi todas las mesas vacías.

Segóbriga Park

Hay un restaurante con una zona interior y una terraza. Nosotros fuimos un sábado y había menú infantil y menú de adulto por un módico precio. El servicio fue bueno, así que no hay queja. Obviamente debemos saber dónde vamos. No hay que esperar grandes lujos pero no se come mal.

Segóbriga Park

Como conclusión un lugar donde los niños lo pasan de maravilla y muy recomendable para pasar un día divertido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.