Terra Natura Benidorm

Ubicado junto al complejo Aqua Natura en Benidorm, este parque temático recrea la situación de los animales en el hábitat en el que viven en libertad, facilitando la visión del ser humano.

Es esta la principal característica que destacaría del mismo, pues sea cual sea el animal que vas a ver, puedes hacerlo desde una distancia tan cercana que te permite admirar su fisionomía por completo.

Terra Natura cuenta con más de 200 especies diferentes. Entre todas ellas, quizás es la jirafa el único animal de los más destacados que no está allí presente.

El parque está estructurado por continentes, destacando América, Asia o Europa a los que accedes por diferentes caminos de flechas amarillas muy bien señalizados. Por ellos vas paseando mientras los altavoces del parque van emitiendo unos sonidos que simulan la presencia de animales.

Nosotros accedimos con el pase anual combinado de Terra Natura y Aqua Natura, una opción muy aconsejable si realizas la compra en Febrero, mes en el que se realizan importantes descuentos. El pase anual te sirve por un año completo que empezará a contar desde el día en que realizas la primera visita.

El parking de coches tiene un coste de 5 euros por vehículo. Si cuentas con el pase anual, el aparcamiento será gratuito. Sin duda, un aliciente más para hacerte el pase anual, como también es el descuento del 10% en restaurantes, fotos, etc.

Otro de los aspectos a destacar son las actividades y experiencias, principalmente las primeras, todas gratuitas, que te permiten un alto grado de interacción con los animales.

Entre todas ellas asistimos a tres:

– El vuelo de rapaces: la actividad comenzó con las águilas, que se posaban sobre los hombros y cabezas de todos los que estaban por las primeras filas. Si no os gusta el contacto con estos animales os recomendamos que ocupéis las últimas filas del anfiteatro.

– Alimentación de elefantes: Además de ver como lo alimentaban, los niños pudieron lanzar algunos trozos de fruta que les daban los cuidadores y observar como utilizaban la trompa para acercársela a la boca. Además de observar, también pudimos aprender muchas cosas sobre ellos, como que comen unos 100 kg de comida diaria y que la fruta que le daban era como un pequeño aperitivo. Al ser dulce les gustaba mucho.

– Alimentación de Tigres: Desde lo alto de un tejado, los cuidadores les lanzaban trozos de carne. Era muy interesante ver el desplazamiento que hacían hasta ellos, lanzándose al agua a bucear si era necesario. En esta ocasión, por motivos obvios, no hubo interacción posible con ellos, pudiendo observar no obstante el proceso desde el cristal. En nuestro camino hacia los elefantes, unos cuidadores nos dieron también algo de comida para darle a los dromedarios, lo que gustó mucho a nuestro hijo mayor.

Entre otros lugares a destacar en cuanto a animales, El mundo del veneno y otras criaturas, también es bastante interesante.

Además de las zonas dirigidas a los animales, hay otros dos espacios muy atractivos para los niños:

Un parque infantil, con toboganes, pista americana, pirámide de cuerdas, pequeñas zonas de escalada, etc.

Una zona de aventura con tirolinas de diferente altura, puentes tibetanos, zonas de equilibrio, etc.

Como único aspecto negativo, destacaría que el parque da imagen de poco cuidado. La vegetación está abandonada, el césped poco arreglado y las zonas pintadas un poco desgastadas. Esto, sin duda, da una imagen general que empeora la percepción de un parque, que por instalaciones y espacios está a la altura de los mejores parques de animales de España.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.