Navarra

Navarra con niños

Navarra es el lugar ideal para pasar unas vacaciones de verano con tus hijos. Playas fluviales, parques de atracciones, granja-escuelas y muchas cosas más para hacer de tu visita algo inolvidable.

(Verano de 2016 con niño de 3 años y bebé de 5 meses)

Playa fluvial de Artavía
Playa fluvial de Artavía

Planeando el viaje

Buscábamos hacer un viaje junto a algunos miembros de la familia, huyendo del calor mediterráneo. No queríamos que fuera demasiado lejos ni tampoco demasiado caro, ya que habíamos viajado a Andorra el mes anterior. Por recomendaciones pensamos en viajar a ver la Selva de Irati, teniendo como zona base el bonito pueblo de Ochagavía.

Buscando información acerca del destino, vimos que aunque precioso, quizás no se adaptaba todo lo bien que queríamos a nuestras necesidades, pues implicaba muchas rutas y paseos por el monte y nuestro hijo mayor no estaba preparado para caminar tanto (Además, el pequeño, de 4 meses, podía ir un rato con el portabebés, pero tampoco era cuestión de llevarlo todos los días ahí metido durante largo tiempo). Por otro lado, buscando cosas que hacer y ver por los alrededores, tampoco encontramos muchas alternativas que hacer con niños tan pequeños. Por ese motivo y sin perder de vista esos maravillosos paisajes de la Selva de Irati, decidimos abrir un poco más el abanico y reorientar nuestro viaje, ampliando el terreno a toda Navarra, donde sí podíamos hacer que nuestros hijos pasaran unos días inolvidables.

 El apartamento

Para elegir el apartamento, situamos sobre un mapa todos los lugares que queríamos visitar y a partir de ahí, buscamos un punto intermedio que nos permitiera poder hacer desplazamientos a todos ellos de máximo una hora de duración. Viajábamos 4 adultos y nuestros dos hijos, por lo que buscamos una casa rural con al menos 3 habitaciones.

Introdujimos este filtro en muchos buscadores y al final, a través de la web turismorural, encontramos una buena oferta en Obanos, un pequeño pueblo a 4 kilómetros de Puente La Reina. Había dos casas en el mismo lugar conocidas como La Patxuela 1 y la Patxuela 2, de características similares, excepto por la presencia de un balcón en una de ellas, hecho diferencial por el que acabamos decantándonos pues la diferencia de precio era mínima. Al final alquilamos La Patxuela 1, una semana del 1 al 8 de agosto, por un precio de 700 euros. Hicimos una transferencia de 200 euros como reserva. El resto se pagaría a la llegada.

El apartamento nos gustó mucho. Era amplio, la cocina era grande y el salón muy amplio y confortable. Contaba con las tres habitaciones mencionadas y con tres baños, dos de ellos con ducha. Además, estaba muy limpio. Quedamos altamente satisfechos y por tanto lo recomendamos para todos aquellos que viajéis por la zona.

Día 1 : Valencia- Obanos (4 h y 28 minutos) con parada rápida en Teruel para comer

Llegada y tarde en parque infantil de Óbanos

Día 2: Granja escuela Ultzama (Lizaso) + Paseo por Puente la Reina

Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama

Concertamos la visita a la granja escuela Ultzama con antelación. Estaba a media hora de distancia de Obanos. El precio de la entrada es simbólico, 5 euros los adultos y 3 euros los niños, ya que es una empresa sin ánimo de lucro, algunos de cuyos objetivos son la integración laboral y social de personas en riesgo de exclusión o la promoción del empleo para personas con discapacidad, etc.

Zona interior de la granja con animales
Zona interior de la granja con animales
Alimentando a las gallinas
Alimentando a las gallinas
Gallinas comiendo
Gallinas comiendo

La sensación general es que la visita se adecua muy bien para niños mayores e incluso adultos porque se ofrecen muy buenas explicaciones y anécdotas de la vida de los animales, pero a rasgos generales es poco interactiva, por lo que los niños pequeños como el nuestro pueden aburrirse en las largas explicaciones. Comienza con una interesante exposición sobre el gallo y las gallinas. Al terminar, se pasa por el huerto y de ahí se accede a la zona más interesante, la de las ovejas a las que se les puede dar de comer pan o fruta si te acuerdas de traerlo de casa. Nosotros no lo hicimos y menos mal que una familia había llevado de sobra y compartió con todos los allí presentes (nuestro hijo disfrutó muchísimo). Más adelante llega el turno de visitar a los burros y a los cerdos. Antes de terminar se llega a una zona interesante, la de las cabras. Sentados en círculo los niños pueden alimentar a las cabras. Pero cuidado al levantarse, ya que son muy traviesas y enseguida se te suben encima.

Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama

La visita termina con la parte de la realización de la cuajada, donde nos explican el proceso de elaboración de esta. Introduces dos gotas de cuajo en el vaso que te dan y tu participación termina, ya que solo falta la introducción de leche caliente, parte que hace la persona que dirige la actividad. Una vez terminada, puede comerse al instante.

Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama
Granja escuela Ultzama

En resumen, una actividad interesante a bajo precio que permite a los niños estar en contacto con animales que no suelen ver en su día a día.

 Comida en Asador el Fogón de Etayo (Puente la Reina)

Nos gustó mucho la comida en este sitio. Tienen diferentes tipos de menús y se puede pedir también a la carta. Nosotros hicimos un variado con la finalidad de probar los máximos platos posibles. A destacar del sitio la amplitud y separación de las mesas, así como el buen trato. Un sitio recomendable para todos aquellos que visitéis la zona.

 Tarde en Puente la Reina.

Aprovechando la cercanía al apartamento de Obanos, fuimos a descansar un poco y a media tarde volvimos a Puente la Reina para visitar el bonito puente románico sobre el río Arga. Tras atravesarlo caminamos por la rúa mayor observando las tiendas de todo tipo y restaurantes que había a lo largo de esta. En Puente la Reina se cruzan las dos vías principales del camino de Santiago que vienen de Francia (la que viene de Roncesvalles y la de Somport), por lo que es frecuente ver a muchos caminantes cargados de pesadas mochilas por las calles.

Puente La Reina
Vistas desde el puente románico

Si alguien va con niños y tiene tiempo, puede pasar una noche en el hotel Jakue, que tiene una cabaña en los árboles (nosotros no lo hicimos porque no había espacio suficiente para cama supletoria y cuna). Otra opción en Navarra si se quiere pasar una noche en los árboles es el Agroturismo Mari Cruz, en Villanueva del Arce. Nosotros tenemos en mente hacerlo, aunque lo descartamos en este viaje por la corta edad de nuestro bebé.

Día 3:  Playa fluvial de Artavía + Estella y Monasterio de Irache con Fuente del Vino

Puente sobre la playa fluvial de Artavía
Puente sobre la playa fluvial de Artavía

A 22 kilómetros de Obanos está la playa fluvial de Artavía, una bonita zona de baño en el río Urederra, que destaca por su limpieza y belleza. La zona de baño está rodeada de césped. Además hay una zona con columpios y unos aseos. Hay también un chiringuito en el que se puede tomar algo, aunque abre muy tarde, a las 13:30.

Playa fluvial Artavía
Agua transparente y ¡muy fría!

La zona es muy bonita y no está nada masificada. Nosotros llegamos sobre las 11:30 y no había nadie. Luego llegaron tres o cuatro familias más. Hay muchas zonas de sombra. El agua es totalmente transparente y si te atreves (está realmente fría) puedes darte un buen baño, ya que debajo del puente hay una zona que cubre prácticamente todo el cuerpo.

Playa fluvial Artavía
Zona de sombra

Aunque estábamos muy a gusto y no nos hubiera importado comernos un bocadillo en el chiringuito (no había demasiada variedad pero suficiente) y pasar la tarde entera allí, optamos por continuar con lo planificado y nos dirigimos a comer a Estella. Para hacerlo tiramos de TripAdvisor y nos dirigimos al restaurante con mejor valoración, el restaurante Casanellas Taller Gastronómico. Nos gustó mucho. No había demasiada variedad pero los platos estaban muy bien elaborados, mezclando ingredientes poco habituales pero dándole un toque diferente que nos impactó. El restaurante es muy pequeño, apenas diez mesas, por lo que conviene reservar por adelantado.

Playa fluvial Artavía
Playa fluvial Artavía

Una vez terminamos la comida, paseamos por Estella, ya que estábamos muy cerca de la zona céntrica y de ahí, aprovechando la cercanía (3 km de distancia) nos acercamos a visitar el Santuario de Irache, para ver la Fuente del Vino, una fuente que forma parte del camino de Santiago de la que emanan dos chorros, uno de agua y uno de vino, que da servicio a unos 100 litros diarios. Junto a ella hay placas con mensajes divertidos para los caminantes. La fuente tiene horario, cierra a las 20’00 de la noche y obviamente, el vino no se puede embotellar, es solo para uso y disfrute del momento.

Fuente del vino Irache
Fuente del vino (Irache)
Fuente del vino Irache
Fuente del vino Irache

 

Día 4: Visita a la quesería Albi (Arruazu) + Cuevas de Mendukilo

Daba lluvias para el día 4 de agosto, así que optamos por organizar actividades indoor para ese día. Por la mañana visitamos la quesería Albi, en Arruazu, ubicada a 35 minutos de distancia de Obanos.

Nos gustó mucho la experiencia. Quedamos en la Posada de Arruazu con uno de los dueños y desde ahí, nos dirigimos en nuestro vehículo a la nave donde elaboran los quesos.

Tras una breve explicación donde nos introdujo cómo nació la joven empresa, la historia del pastoreo en la zona y diferentes cuestiones interesantes, vimos un video donde se explicaba el proceso de elaboración de los quesos y el trabajo de los perros pastores. Después, continuó mostrándonos las instalaciones hasta que la visita concluyó con una breve cata de los quesos Idiazábal que realizaban, tratando de valorar la textura, sabor, olor o forma de los mismos. Estaban realmente buenos, así que antes de irnos nos llevamos unos para casa. Visita interesante para adultos, aunque aburrida para niños pequeños, como era de esperar.

Queso Idiazabal
Quesería Albi

Íbamos a pasar la tarde en las cuevas de Mendukilo, ubicadas a 10 minutos de distancia de Lekunberri, así que fuimos al restaurante Maskarada Denda. Todos los platos contienen productos de este cerdo Maskarada. Lo que probamos nos gustó mucho, pero tiene que gustarte mucho la carne de cerdo para comer allí. Como parte positiva podías pedir medias raciones de todo (secreto, costillas, etc.), lo que te permitía probar más cosas. Nos gustó mucho lo que probamos pero con la experiencia fue suficiente. No creo que volviéramos por la poca variedad de la carta.

Una vez terminamos la comida nos dirigimos a Astitz, lugar donde están ubicadas las cuevas. Reservamos el día anterior la visita para las 17:30 h (hay muchas horas disponibles). La visita comienza con un video poco enriquecedor lleno de opiniones de lugareños sobre la zona. Tras unos quince minutos nos dirigimos a la boca de la cueva, donde esperamos a que salieran los visitantes de las 16:30 h. La entrada comenzó a las 18:00 h., aproximadamente. Las cuevas son muy bonitas y amplias. Como parte negativa el elevado número de personas al cargo de una guía, que te hacen perderte cierta parte de las explicaciones, ya que en ocasiones no hay suficiente espacio para todos. La temperatura es muy baja, diez grados, por lo que no debéis olvidar la chaqueta.

Cuevas Mendukilo
Zona con estalactitas

Día 5: Sendaviva

Sendaviva
Sendaviva

A una hora aproximadamente de Obanos se encuentra el parque de atracciones de Sendaviva. La distancia era larga pero visitar un parque de atracciones siempre es interesante para los niños.

El horario del parque era de 11:00 a 23:00 h. Nosotros íbamos a volvernos sobre las 20:00, por lo que decidimos llegar lo más pronto posible. Si reservas las entradas por internet hacen descuento, así que si tenéis ocasión no dudéis en hacerlo.

Sendaviva
Sendaviva

img_3570
img_3589

A nuestra llegada nos sorprendió un fuerte viento. Tras un paseo de unos 5 minutos llegamos a la entrada. Hay detalles que engrandecen o empequeñecen a los sitios. Pagamos 28 euros por cada entrada de adulto, pero si queríamos un mapa del lugar debíamos abonar 20 céntimos. Obviamente lo hicimos, pero ¿no sería más fácil cobrar a todos 28’50 y “regalar” los mapas?. Me pareció un absurdo.

Sendaviva
Sendaviva

El parque de atracciones tiene 4 zonas, el pueblo, la feria, la granja y el bosque, separados por cierta distancia y cuestas empinadas. Hay vehículos que te llevan de un lado a otro, aunque no pone las horas a las que lo hacen. Solo la frecuencia de espera, de unos 25 minutos. Al final, optas por ir andando de un lugar a otro con tal de no esperar a que llegue el vehículo de transporte. Para acceder de la granja al bosque hay una cinta transportadora, que te facilita la subida.

Sendaviva
El ciclo del huevo

Del parque destacar la feria, repleta de atracciones a las que pueden subir todos los niños, excepto algunas con limitación de tamaño, aunque son muy pocas. De la granja destacar el ciclo del huevo, donde ves nacer a los pollitos del huevo en el mismo momento. Del bosque, destacar los minikarts eléctricos o el tubbing. La atracción de la tirolina es de pago y debes hacer reserva previa.

Sendaviva
Minikarts eléctricos


Sendaviva

También hay algunos espectáculos como el circo, uno de rapaces o talleres de cuentacuentos. Nosotros no los vimos porque preferimos invertir el tiempo en las atracciones, así que no podemos hablaros de ellos.

Sendaviva En definitiva, un parque de atracciones interesante y cuya visita merece la pena si te encuentras por la zona.

Día 6: Granja escuela Basabere (Lezaun) + visita a Pamplona

Granja escuela Basabere
Zona exterior con columpios

 Decidimos repetir visita a una granja escuela y debo decir que valió la pena. La granja escuela Basabere se encuentra en Lezaun, un pueblo a una distancia de unos 35 minutos de Obanos.

Granja escuela Basabere

Lo más destacable de la Granja escuela es la presencia de animales salvajes que los niños no están acostumbrados a ver, como el águila, dromedario, iguanas, serpientes, avestruces, etc., y la gran capacidad de interacción que te ofrecen con todos ellos. Los niños pueden coger las serpientes, alimentar a las iguanas o a las avestruces, coger a un águila o a los conejos, etc.

Granja escuela Basabere

Granja escuela Basabere

Además el recinto está muy bien estructurado, está muy limpio y las explicaciones son muy completas y pausadas.

Granja escuela Basabere Granja escuela Basabere

Para finalizar la visita te ofrecen un pincho de chistorra y una copa de sidra/agua. Existe la posibilidad de comer allí, aunque nosotros decidimos hacerlo en Pamplona, ya que queríamos visitar la ciudad por la tarde. Llegar allí nos costó unos 45 minutos. Queríamos hacer una ruta de pinchos, así que dejamos el coche en un céntrico parking y recorrimos la calle Estafeta, parando en tres locales. Había muchos, así que nos íbamos asomando y decidiendo en cuáles entrábamos por el aspecto.

Tras un paseo por la zona centro, vimos la catedral por fuera (había que pagar por entrar) y después nos fuimos a ver los jardines de la Taconera. Si vais por allí no olvidéis llevar pan para lanzar a los numerosos animales que hay en los fosos. Nuestro hijo se lo pasó muy bien haciéndolo.

Jardines de la Taconera
Jardines de la Taconera
Jardines de la Taconera
Los jardines de Taconera

Jardines de la Taconera

Para terminar el día fuimos a la antigua estación de autobuses, pues habíamos leído que contaba con un parque infantil interior muy interesante. No nos defraudó.
Había un autobús con dos plantas, con una larga barra desde la parte superior hasta el suelo por donde se lanzaban los niños, toboganes largos y serpenteantes, casitas para trepar, una interesante maqueta de tren que se ponía en marcha con la introducción de monedas, mesas de ping pong, etc. Se accede por la calle Tudela o por la calle Yanguas y Miranda.

Autobús con dos pisos
Zona de columpios y toboganes

 

A pesar de ser interior y estar en verano estaba bastante lleno de gente, así que imaginamos que en invierno, con el frío, debe ponerse a rebosar.

Día 7: SELVA DE IRATI + OCHAGAVIA.- Rutas por allí

Ochagavía
Ruta a la ermita de Muskilda

Aunque estaba bastante lejos de Obanos (1 h y 15 minutos aproximadamente) decidimos acercarnos a Ochagavía para realizar algunas rutas de senderismo y visitar este precioso pueblo cercano a los Pirineos.

Ochagavía
Ochagavía

Por la mañana madrugamos para llegar pronto. Desde el mismo pueblo, se puede realizar la bonita ruta a la ermita de Muskilda. El recorrido tiene una duración de 6,3 kilómetros y se tarda en cubrirlo unas dos horas, por lo que solo la hicimos algunos adultos mientras otros se quedaban con los niños. Mientas realizas la ruta por el bosque, puedes observar diferentes tipos de paneles y carteles que dan nombre a los diferentes árboles y plantas que ves.

Una vez terminada, volvimos al pueblo para comer en el Asador Sidrería Kixkia. Nos gustó mucho en general, por lo que es una opción bastante recomendable.

Cuando acabamos de comer, dimos una vuelta por el pueblo y rápidamente cogimos el coche en dirección a la Selva de Irati, ya que queríamos hacer una ruta con los niños, el Paseo de los Sentidos. Para llegar allí, hace falta conducir unos 25 kilómetros (30 minutos ) por un bonito paisaje hasta que llegas a una zona de parking, a la que accedes pagando 5 euros, destinados para la conservación y cuidado de la zona.

Paseo de los Sentidos
Paseo de los Sentidos

 El paseo de los sentidos nace en las Casas de Irati y sube hasta la ermita de la Virgen de las Nieves, bajando después hasta el río Urtxuria, el cual cruzas en dos ocasiones (estaba completamente seco). La ruta es de unos 2 kilómetros y dura unos 30 minutos. Es sencilla, aunque hay tramos estrechos, donde hay que vigilar a los niños, para prevenir posibles caídas, si van despistados.

Paseo de los sentidos
Zona por donde pasa el río

Al inicio de la ruta hay un restaurante. Si volviéramos a ir, desecharíamos la opción de comer en Ochagavía y pasaríamos el día completo en esta zona de la Selva de Irati, ya que también hay un río donde pueden bañarse, un parquecito con cuerdas para que los niños se diviertan y en general, es un lugar ideal para pasar un día completo rodeado de naturaleza.

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.