Zaanse Schans

Zaanse Schans era otro de los lugares que repetíamos en Holanda, esta vez con niños.. Habíamos pensado que los molinos llamarían la atención de los peques, pero nada más lejos de la realidad. La visita no fue muy de su agrado, lo que unido a que era un lugar ya conocido por nosotros y que estaba llenísimo de gente, hizo que no pasáramos demasiado tiempo allí.

A nuestra llegada a Zaanse Schans aparcamos el coche en el parking de entrada al pueblo. El precio por aparcar son 10 euros como tarifa única para todo el día.

Zaanse Schans

Nada más salir del coche empezamos a observar museos de todos los tipos (nosotros aparcamos al lado del museo del chocolate). Lo primero que hicimos fue acudir al puesto de información que hay justo a la entrada del parque. En muchísimas pantallas ofertaban una tarjeta de 15 euros con la que se podía visitar un molino, todos los museos, además de ofrecerte descuentos para tours y paseos en barco por allí mismo o por Amsterdam. Nosotros no estábamos interesados en ver ningún museo con los niños, por lo que preguntamos sobre las entradas a los molinos, diciéndonos que se podían comprar en el mismo molino. Pero vamos por partes.

Museos

Se concentran a lo largo de todo el pueblo. Hay tantos que parece que sea algo muy artificial. Para que os hagáis una idea, podéis encontrar:

Museumwinkel

Se trata de una tienda de ultramarinos de las de antes de los supermercados.

Bakkerijmuseum

Descubrirás el antiguo oficio artesanal del panadero

Honig Breethuis

Verás la casa de una familia de comerciantes del siglo XIX.

 Zaanse Tijd

Tiene una colección de relojes extraordinarios que aún funcionan.

Zaans Museum

Tiene una colección extraordinaria de utensilios, ropa y cuadros con temas de los alrededores.

Verkade Experience

Una especie de fábrica de chocolate del siglo XX. La maquinaria original sigue en funcionamiento para hacer los mejores chocolates y galletas.

No teníamos tiempo ni ganas de pasar el día visitando todas estas dependencias, así que diseñamos la visita con la intención de dar una vuelta por el pueblo, conociendo al menos el interior de uno de los molinos.

MOLINOS

Hay 3 molinos que se pueden visitar, todos con el mismo horario, de 9’00 a 16’30 h y con el mismo precio, 4,50 euros por adulto. De 6-12 años 2 euros: Estos museos difieren en cuanto a su función. Desde la entrada irás encontrando: 

Molino del gato (Verfmolen De Kat)

Zaanse Schans

Es el primero que encontramos y por tanto el más visitado por regla general. Nosotros no fuimos una excepción. El molino está dedicado a la producción de pigmentos utilizados para teñidos textiles y pintura. Fue construido en 1782. Este molino es el último del mundo dedicado a este oficio, el cual se puso de nuevo en funcionamiento hace una década.

Zaanse Schans
En la parte alta exterior

No hay ninguna explicación de su funcionamiento en ningún idioma si no vas con visita organizada. Sin embargo, dentro se encuentra el molinero para responderte a cualquier pregunta que quieras hacerle.

Zaanse Schans
Molino del gato por dentro

Molino de la oveja joven (Het Jonge Schaap)

Fue construido entre 2005 y 2007, imitando a un molino aserradero de 1680, que se demolió en 1942. La reconstrucción se realizó con una inversión de 2 millones de euros. Su funcionamiento es digno de apreciarse. En la sala de máquinas se ve cómo el viento mueve las sierras de arriba abajo cortando troncos en diferentes tamaños. La madera extraída se ha ocupado para construir casas de la aldea y pueblos aledaños.

Molino del aceite (De Bonte Hen)

Data de 1693. Fue restaurado en la década de los 70, girando sus aspas igual que en la Edad Media cuando eran el motor de Holanda y toda Europa.

¿Qué más ver de forma gratuita?

Además de las preciosas vistas del lugar destaco dos lugares: 

Una fábrica de zuecos, donde conocerás el proceso de elaboración de los mismos si vas con un viaje organizado, o donde simplemente lo imaginarás viendo las diferentes zonas expuestas.

Una quesería, donde se explica cómo se cuaja el queso y se elabora hasta que se come (solo si vas con visita organizada) y donde degustarás de forma gratuita una cantidad ingente de quesos diferentes. 

Zaanse Schans

Zaanse Schans en barco

Como he explicado, con la adquisición de la tarjeta se ofrecen descuentos para el mismo. Nosotros decidimos no hacerlo. A lo largo del paseo ves diferentes lugares donde alquilar un barco o donde contratar un paseo guiado. 

Para terminar decir que para la gente que no le gusten demasiado las aglomeraciones y lo turístico, Zaanse Schans es un claro ejemplo de ello. En ocasiones tienes la impresión de que se trata de una especie de parque temático, al que llegan autobuses repletos de gente con visitas organizadas.

Zaanse Schans

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.