Ruta de los Acantilados de Benitatxell (4 kilómetros ida y vuelta)

Teníamos muchas ganas de hacer esta ruta que sale desde la Cala del Moraig en Benitatxell hasta la Cala de Llebeig en su primera versión o hasta el Barranc de la Viuda si te planteas extender un poco más la salida.

Nuestra idea inicial era hacerla hasta la Cala de Llebeig y así planteamos la salida, sabiendo que íbamos con tres niños pequeños y que según lo que habíamos leído, el descenso hasta la cala del Llebeig no era demasiado fácil.

Comenzaré diciendo que a pesar de lo que pueda parecer por el nombre y de ser cierto que discurre entre acantilados, en ningún momento tuvimos sensación de peligro. Sí es cierto que en ocasiones hay algunas estrecheces durante el camino que deben ser tenidas en cuenta si vas con niños y que estos no deben despistarse, pero por lo general la senda está bien marcada y el paso a través de ella es fácil. En el momento de hacer la ruta uno de nuestros niños era un bebé de 1 año. Si tenéis alguno, tened en cuenta que no se puede hacer la ruta con carro de bebé, pues a pesar de la anchura y de estar bien marcada la senda, hay continuos sube y bajas pedregosos que no pueden ser abordados con el carrito. Nuestro bebé viajó de forma muy cómoda en la mochila portabebés que todos conoceréis de sobra.

Por el camino se pueden observar diferentes cuevas y habitáculos de piedra donde los niños disfrutan escondiéndose. Son sitios muy bonitos para hacer algunas fotos.

Debo decir que la época en la que nosotros hicimos la ruta (En Semana Santa) y el momento que escogimos (con amplias restricciones debidas al estado de alarma) no fue el mejor, lo que hizo que la ruta no fuera todo lo agradable que podía haber sido. Como digo, son tantas las restricciones que encontramos que parece que a todo el mundo le dio por salir a la  montaña. Estaba tan transitada que era imposible mantener la distancia de seguridad si no querías ser sobrepasado por los de detrás y tener que guardar con estos de nuevo la distancia. Además, al ser una ruta de ida y vuelta estaba continuamente transitada en ambos sentidos, siendo frecuente el tener que pararnos para dejar pasar a la gente sobre todo en los estrechamientos.

Como digo no era nuestro día. A la sobresaturación del camino se le sumó que nuestro bebé se encontraba incómodo. Le había subido un poco la temperatura. Llegamos al punto que nos marcaba 1 kilómetro aproximadamente de distancia a Cala Llebeig (unos 25 minutos aproximadamente) y kilómetro y medio a El Barranc de la Viuda (unos 45 minutos). Pensamos además que no íbamos a poder bajar a Cala Llebeig, por lo que decidimos darnos la vuelta y no concluir la ruta. No estamos acostumbrados a no completar las rutas que nos proponemos pero a veces es mejor una parada a tiempo que hacer una ruta a disgusto. Sobre todo, teniendo en cuenta que nuestra ilusión es que nuestros peques las disfruten y quieran repetirlas en el futuro.

Así que nos dimos la vuelta, sabiendo que todavía nos quedaba un ratito caminando y que habría mucha gente por el camino. Dejamos apuntada esta ruta como una que tenemos pendiente por finalizar. Seguro que más pronto que tarde volvemos, pero eso sí, elegiremos un día en el que no vaya a haber tanta gente.

TO BE CONTINUED

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.