Restaurante Más Ferrat

Más Ferrat

Los restaurantes con animación infantil son una idea socorrida para cualquier fin de semana en el que te apetezca salir a comer fuera. En lugar de soportar la larga y  “soporífera” sobremesa que tanto nos encanta a los mayores o de ser hipnotizados con un móvil, tablet o cualquier otro soporte electrónico, los niños pueden desarrollar actividades lúdicas guiadas por un grupo de monitores, conociendo a nuevos chicos.

Mas Ferrat, una masía ubicada en el pueblo valenciano de San Antonio de Benagéber, cerca de Bétera, nos ofrece la posibilidad de hacerlo, además de disfrutar de una amplia carta donde destacan los arroces.

En primer lugar decir que el servicio es a la carta excepto para los niños, que pueden optar por un menú infantil (13 euros) que incluye la animación. Cuando fuimos constaba de plato de calamares, paella valenciana, bebida y helado. Para ello, es necesario que los niños hayan cumplido los 3 años. A los niños menores de 3 años no les permiten subir a los caballos, el plato fuerte de la animación. La hija de uno de nuestros amigos estaba a días de cumplirlos y no le dejaron subir. Está la opción mentir sobre la edad, pero eso ya va con la conciencia de cada uno.

La comida estaba muy buena. Nosotros, que éramos un grupo de 4 adultos, comimos una paella valenciana para 3 y un pescado, junto a unos entrantes. La calidad era alta, lo que andaba en consonancia con el precio que acabamos pagando. Como he dicho más arriba, no tienen menú para adultos en principio, aunque si vas en un grupo grande te pueden cerrar uno acorde a  tus necesidades.

Respecto al lugar, me gustaría destacar la amplitud. Las zonas de comida estaban separadas en un comedor interior, un comedor exterior acristalado y una terraza en la que daba el sol. De hecho, es un lugar en el que son frecuentes las celebraciones de eventos tales como comuniones, bautizos e incluso bodas.

Volviendo a la animación, destacaría positivamente el alto número de monitores, lo que hacía que la ratio monitores/niños fuera óptima, a pesar de la gran cantidad de niños que había por allí. Los niños optaban por 3 lugares, un mini campo de fútbol con porterías pequeñas, en el que se agrupaban los más mayores, un pequeño parque infantil con columpios, sube y baja, etc., y una ludoteca donde un número elevado de niños optaba por los trabajos manuales y el pintacaras.

Más Ferrat
Campo de fútbol

Más Ferrat

Más Ferrat
Parque infantil

Apróximadamente sobre las 16:00 los niños junto a los monitores fueron a dar de comer a los animales a la granja en la que destacaban las cabras, gallinas o ponys y posteriormente, organizados en grupos de mayores y pequeños, subieron a dar una vuelta en caballo o pony, según la edad, guiados siempre por uno de los monitores que llevaba las riendas.

Más Ferrat
Gallinas

Nuestra impresión general fue buena y por tanto será un lugar al que volveremos.

Más Ferrat

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.